Construyendo un portafolio de inversión

Se llama portafolio de inversión al conjunto de activos en los que invertimos (bonos, acciones, materias primas, etc.), estrategias utilizadas en su selección, y combinación de sus características (porción de capital, riesgo, rentabilidad, etc.). Su elaboración debe enfocarse en los objetivos perseguidos por el inversor, así como en su propia personalidad. En su diseño es imprescindible emplear el conocimiento financiero, o en su defecto, apoyarse en un asesor.


Se llama portafolio de inversión al conjunto de activos en los que invertimos (bonos, acciones, materias primas, etc.), estrategias utilizadas en su selección, y combinación de sus características (porción de capital, riesgo, rentabilidad, etc.). Su elaboración debe enfocarse en los objetivos perseguidos por el inversor, así como en su propia personalidad. En su diseño es imprescindible emplear el conocimiento financiero, o en su defecto, apoyarse en un asesor.

Saber diseñas y administrar de manera efectiva nuestro portafolio de inversión, es imprescindible para tener resultados positivos. Como inversores debemos conocer las opciones de inversión, saber escoger entre ellas y diseñar las estrategias en función de dos premisas: los objetivos que perseguimos y nuestra propia personalidad.

En otras palabras, el diseño del portafolio debe responder a los intereses perseguidos, y a la misma vez, garantizar nuestra tranquilidad personal.

¿A qué se denomina portafolio de inversión?

Se llama portafolio de inversión (cartera de inversión o cartera de valores), a la combinación de activos financieros en los que invertimos y a las estrategias utilizadas en su composición. Un portafolio de inversión, puede contener en su interior tanto instrumentos de renta fija, como instrumentos de renta variable. 

Diseñando nuestro portafolio

A la hora de conformar tu portafolio de inversión, es necesario esclarecer tres grandes interrogantes: ¿Cuál es tu perfil de inversor?, ¿Qué títulos contendrá tu portafolio?, y ¿Cómo podrás evaluar el desempeño del portafolio?

¿Cuál es tu perfil de inversor?

Un factor importante a la hora de seleccionar los títulos a incluir en tu cartera, es el perfil de inversor en el que encaja tu personalidad. Si eres de los que se espantan ante las fluctuaciones de valor, lo mejor es que no incluyas en tu portafolio ningún activo de alta volatilidad. Por otra parte, si eres de los que actúas agresivamente a la hora de invertir, entonces la renta variable no debe faltar en tu cartera.

Debes tomar aquellas opciones que se ajustan a tu personalidad, o crear estrategias entre ellas que se te adecuen.

Practicar la inversión no debe ser motivo de incomodidad o desasosiego. Ha de ser una actividad que te proporcione bienestar y te llene de regocijo con cada ganancia.  

¿Qué títulos contendrá tu portafolio?

Al momento de definir los activos que compondrán tu portafolio, es importante que tengas en cuenta la diversificación. Ésta consiste en distribuir el capital entre diferentes opciones de inversión, en lugar de concentrarlo toda en una sola.

Con la diversificación es posible disminuir el riesgo de inversión, pues en caso del fracaso de alguna inversión, la rentabilidad de las restantes atenúa algo de las pérdidas. Para diversificar se deben tener presente factores concernientes a la geografía, sectores industriales, activos y otros.

¿Cómo evaluar el desempeño del portafolio?

Existen dos formas de evaluar el desempeño de nuestro portafolio. El primero es analizando la rentabilidad recibida, y el segundo, haciendo comparación de dicho portafolio con otros portafolios que conozcas.

En el análisis debes prestar atención a cómo se comporta el riesgo y la rentabilidad en cada momento. Analizar la distribución del capital, las estrategias de diversificación utilizadas. En fin, ajustar lo necesario para mejorar la rentabilidad recibida.

Estrategias de inversión

Aunque a la hora de crear el portafolio puedes definir tus propias estrategias de inversión, existen métodos que pueden ser utilizados. Estos son:

  • Buy and hold: Comprar acciones y mantenerlas indefinidamente para beneficiarse de sus dividendos.
  • Four seasons: Utilizar la diversificación. Construir un portafolio con una combinación de cuatro activos diferentes, entre los que se puedan compensar las pérdidas.
  • Trend following: Consiste en utilizar el análisis técnico para predecir el comportamiento del mercado, y a partir de ello, moverse en una dirección (comprar o vender).
  • Buy Low Sell High: Se basa en la idea de comprar cuando los indicadores estén próximos a sus bajos históricos, y vender cuando se acerquen a sus altos históricos.

No podemos perder de vista que el proceso supone alto dominio por parte del inversor, de los activos y sus funcionamientos. En caso diferente, se impone la necesidad de recurrir a un asesor que asesore y guíe durante el diseño del portafolio.

Deja un comentario




Comentarios